Padre Larrosa: “Este acuerdo es el inicio de un programa educativo mutuo que nos va a hacer mejores personas”

 

Escuni y la Asociación Colaboración y Esfuerzo (ACOES) de Honduras firmaron recientemente un convenio marco de cooperación entre ambas instituciones. Dicha colaboración, refrendada el pasado 2 de junio, es un primer paso para futuras colaboraciones que se concretarán en función de las necesidades que se vayan detectando. Un camino de ida y vuelta con el que Escuni se abre cada vez más a la sociedad civil y trabaja por estar presente en las diversas realidades nacionales e internacionales.

El convenio marco fue firmado por el presidente de ACOES, el sacerdote Patricio Larrosa, y la directora de Escuni, Eloísa Montero, durante una visita que realizó el misionero granadino a la sede de nuestra institución universitaria.

La Asociación Colaboración y Esfuerzo lleva trabajando desde 1992 por promover iniciativas que crean condiciones de vida que favorecen la justicia y el desarrollo integral en los sectores de población más desfavorecidos y marginados de Honduras. Entre sus objetivos está el priorizar la educación como instrumento eficaz para el desarrollo de la infancia, la juventud y las personas con discapacidad.

El padre Larrosa señaló la gran conexión existente entre su proyecto y Escuni, ya que ambos “estamos enamorados de la educación, creemos que es la única salida que hay para hacer un mundo mejor y la mejor manera de ayudar a una persona es darle la oportunidad de educarse, de prepararse para resolver los problemas que hay en la sociedad, en el mundo”. Unas palabras que coinciden al cien por cien con la filosofía de Escuni como centro formador de formadores.

Larrosa comentó que lleva más de treinta años trabajando para y por Honduras y sus gentes. “Me ha enseñado mucha gente de Honduras que tiene muchas capacidades para resolver sus problemas y se ha formado una red de personas voluntarias, muy generosas, que colaboran en el mundo de la educación. Lo mismo sucede en España, con gentes como Escuni que también apoyan la educación como la mejor manera de servir en este mundo”.

Escuni participará en diversos programas en Honduras, donde el 70% de la población vive en la pobreza

Para contextualizar el acuerdo, el padre Larrosa indicó que “Honduras es un país donde el 70 por ciento de la población no tiene oportunidades, vive en la pobreza. El 40 por ciento vive en la miseria”. De este modo, voluntades como la del padre Larrosa se hacen imprescindibles porque según ha señalado “he encontrado a jóvenes sin recursos económicos pero con una capacidad de superar sus problemas, sus dificultades que es de admirar”.

En la actualidad, el proyecto del que Escuni pasa a formar parte para colaborar en diferentes sinergias futuras, ayuda a “11.000 jóvenes de los que 300 están en la universidad”. “Alrededor de mil personas son las que nos están ayudando” a llevar adelante las diferentes iniciativas.

Por último, el padre Larrosa mostró su esperanza de que el convenio con Escuni sea “un marco de encuentro y apoyo mutuo y ojalá todo lo que estáis aprendiendo aquí lo podáis compartir con nosotros”. Además, aseguró que “allí hay muchos niños y jóvenes que han aprendido mucho en la difícil vida que han llevado y que nos puede servir a nosotros para entender mejor el mundo en el que estamos”.

Hoy es el inicio de un programa educativo mutuo que nos va a hacer mejores personas a todos”.

Un ejemplo de como la educación cambia el mundo

Un joven sacerdote presente en la firma del acuerdo y miembro de ACOES nos contó su propia experiencia personal y cómo la Asociación Colaboración y Esfuerzo contribuye a mejorar la vida de la población. El sacerdote hondureño nos explicó que el proyecto sobre todo se dirige a la juventud de las zonas rurales de Honduras, donde es muy difícil la educación porque no hay centros educativos. El propio presbítero fue un niño formado en una escuela ACOES tal y como él nos relata: “Caminábamos cuatro horas para ir a la escuela y no había oportunidades para que los jóvenes pudieran estudiar”. Nos cuenta que “estudié la Primaria y luego me estanqué cinco años sin estudiar por esta falta de oportunidades y la pobreza que hay en las zonas rurales. Pero ACOES me brindó la oportunidad de estudiar”. A partir de ese momento, gracias a la acogida de la Asociación, pudo hacer Bachiller y también ingresar en el Seminario para estudiar Filosofía y Teología: “Ahora soy párroco de dos pueblos, setenta comunidades, unas 4.000 personas a mi cargo”.

El proyecto ACOES “brinda las herramientas para poder salir adelante”, por lo que están muy agradecidos a Escuni por formar parte de dicha iniciativa gracias a la firma del convenio marco.

2022-06-16T21:40:31+00:00